jueves, 5 de noviembre de 2009

LA GRANDEZA DE EGIPTO
















•Keops, Kefrén y Micerinos


Estas pirámides fueron poderosos centros y observatorios astronómicos que guiaron no solo el destino de los hombres, también los ritmos de la vida y su entorno con la naturaleza y el universo. Su construcción colosal y vista emblemática constituyen un misterio para los hombres de los últimos tiempos a través de la historia, y dejan al descubierto la ignorancia del hombre frente a un civilización cuya tecnología estaba 1000 veces más avanzada que la nuestra.

El Calendario Egipcio

•El calendario actual esta basado en el calendario egipcio (calendario nilotónico) fijado en base a las fluctuaciones del Nilo y consideraba el ciclo solar para las cosechas del año, y el ciclo lunar para el ritmo mensual. Los egipcios observaron que la luna y el sol tenían una velocidad inicial creciente durante la primera revolución hasta un máximo absoluto, y desde aquí su velocidad disminuía hasta el mínimo originario. Las estaciones del año para ellos no tenían importancia.

El ciclo sotico

•El calendario actual no considero un factor externo muy complejo que los egipcios usaban para ajustar el calendario: "el ciclo sotico" (proviene de “sotis”, nombre egipcio de la estrella “Sirio” ) el cual es un tipo de tiempo regresivo detectado en sus estudios astronómicos debido al atraso progresivo del tiempo. Este ciclo determinaba que el tiempo va decreciendo cada 1460 años un año, es decir 1460 años tropicales equivalen a 1461 años egipcios. Para ellos este fenómeno influía astralmente en el esfuerzo de alcanzar más grados de conciencia, y tendría un efecto en la involución del hombre, al sabotear constantemente su equilibrio espiritual y armonía con el universo, a vivir el día a día,en un corto plazo,de forma acelerada y sin clara conciencia del sentido y trascendencia de su propio tiempo.

Egipto,un espejo del cielo

•A estas grandes pirámides Keops, Kefrén y Micerinos , las únicas maravillas del mundo que se conservan intactas a través del tiempo, desafiando terremotos y guerras (pues caían a su alrededor las mismas mezquitas judías, sin siquiera moverse un milímetro) emulan la grandeza del Universo y de lo que puede llegar a ser el hombre si se propone ser un Superhombre. Al construirlas tenían la idea de utilizarlas como gnomotes o cuadrantes solares para marcar por medio de las sombras la conversión del sol en los solsticios.

Recorrido del alma a la eternidad

•Se les llama las tres Marías de la tierra, y constituyen un reflejo del Cinturón de Orión. Emplazadas exactamente hacia los astros y hacia a los 4 puntos cardinales- se puede observar la bóveda celeste del Ramsés VI donde aparecen el recorrido a los astros-contaban las horas para guiar el alma hacia el cielo, es decir, a la eternidad. Otro de sus sentidos se ha entendido por los estudiosos egiptólogos, era pasar directo desde su humanidad a la divinidad misma. Cuenta el mito que para ser merecedores de tal honor, efectuaban una procesión litúrgica los Sacerdotes de la Escuela de Horus, mediante un extravagante ritual que decidía- pesando el corazón del hombre en una balanza contra la pluma de Horus-, si esa persona alcanzaría la vida eterna. Si no pasaba la prueba-su corazón pesaba menos- se quemaba su corazón en el fuego del averno.

El propósito de la civilización Egipcia

•Las pirámides como símbolo imponente y fascinante de la grandeza de Egipto, la civilización más poderosa y sabia que se sabe ha existido en el planeta y que marco un periodo de casi 5000 años, evoco la gloria del hombre sobre su entorno hasta límites sobrenaturales. Comprender la sabiduría ancestral de los egipcios, se remonta a una acumulación de sabiduría insospechada, milenaria, en un propósito en potenciar la evolución espiritual del ser humano y de una actitud mental ante la vida completamente diferente a la nuestra: la de orientar el perfeccionamiento del hombre hacia un Superhombre, a mirar el futuro sin miedo, diferenciándolo de un animal, sin dejar por esta actitud de ser prósperos y grandiosos.

Michelle

Si a alguien le apasiona este tema, puede aportar/comentar con más información a mi correo: micvalenc@gmail.com

1 comentario:

Huayat . dijo...

Querida mía, es fascinante lo que es la cultura Egipcia y lejos es la que apunta en su mito de la Creación que somos una híbrida especie llamada Humana y que nuestro primer hombre, Adán, fue producto de una fertilización artificial. Bueno todo eso yo lo trato en mi seudo novela "Un Simple Aprendiz de Asceta", en donde propongo y especulo que somos producto de un laboratorio por parte de viajeros astrales.
Salud-os desde mi utópica caverna.